top of page
8 (2)_edited_edited_edited.jpg

Combatiendo la Isla de Calor Urbano a través del Urbanismo Sostenible


La Isla de Calor Urbano (ICU) es un fenómeno climático que afecta a numerosas ciudades del mundo. Se refiere al aumento significativo de la temperatura en áreas urbanas en comparación con sus entornos circundantes, principalmente debido a la concentración de edificios, carreteras y otras infraestructuras. Sin embargo, el urbanismo sostenible emerge como una poderosa herramienta para combatir este problema y mejorar la calidad de vida en las ciudades.


La integración consciente de vegetación urbana y espacios verdes puede desempeñar un papel crucial en la mitigación de este problema ya que proporciona una forma natural y efectiva de reducir la temperatura en entornos urbanos. Los árboles, en particular, ofrecen sombra, reduciendo la exposición directa al sol y limitando la absorción de calor por parte de las superficies urbanas. Además, el proceso de transpiración, mediante el cual las plantas liberan vapor de agua, ayuda a enfriar el aire circundante.


Barrio La Macarena - Bogotá ,Colombia


Las superficies urbanas, especialmente las construidas con materiales oscuros y densos, tienden a absorber grandes cantidades de radiación solar. Este calor acumulado contribuye a las altas temperaturas en las áreas urbanas.

La vegetación actúa como un filtro natural, absorbiendo parte de esta radiación y reduciendo la cantidad de calor que se acumula en el ambiente circundante. Al integrar espacios verdes de manera estratégica en áreas urbanas se rompe el patrón de calor y se reduce la intensidad del fenómeno de isla de calor urbano. La vegetación no solo proporciona sombra y frescura, sino que también mejora la circulación del aire, disipando el calor acumulado y promoviendo un entorno más fresco y cómodo.


Además de mitigar el calor, la vegetación urbana contribuye significativamente a mejorar la calidad del aire. Las plantas absorben contaminantes atmosféricos, como dióxido de carbono y partículas suspendidas, mediante procesos de fotosíntesis y filtración. Una mayor cobertura vegetal conlleva una reducción de la contaminación del aire, beneficiando tanto la salud de los ciudadanos como el medio ambiente.


Bullitt Center, Seattle, Washington


Los edificios juegan un papel crucial en la generación de calor urbano por lo que adoptar prácticas de construcción sostenible, como el uso de materiales reflectantes para techos y fachadas, ventanas eficientes energéticamente y aislamiento adecuado, puede ayudar a reducir la absorción y retención de calor en los edificios. Además, el diseño de edificios con áreas verdes integradas y ventilación natural contribuye a la creación de entornos más frescos, así que el diseño urbano también juega un papel crucial en la lucha contra las islas de calor, los edificios sostenibles a menudo se planifican en comunidades que promueven la movilidad sostenible, reduciendo así la necesidad de pavimentos y la acumulación de calor asociada, la inclusión de áreas verdes y parques en el diseño urbano, proporcionan sombra y ayudan a regular las temperaturas locales.


Londres, la ciudad “más inteligente” del mundo, según el Índice IESE Cities in Motion - Tomado de https://www.iese.edu/es/noticias/ciudad-inteligente-sostenible-indice-cities-in-motion/


La planificación del uso del suelo emerge como una herramienta clave en la mitigación de este problema, al permitir un diseño urbano más sostenible y consciente del clima. Al implementar una zonificación inteligente, se puede reducir la concentración de materiales absorbentes de calor y maximizar la presencia de espacios verdes, disminuyendo así las temperaturas locales. Integrar parques, plazas y áreas verdes en el tejido urbano es esencial. La vegetación actúa como un regulador térmico natural al proporcionar sombra y reducir la temperatura a través de la evaporación. La planificación urbana puede fomentar la creación de "corredores verdes" para conectar diferentes áreas de vegetación. Por otro lado la disposición adecuada de edificios puede influir significativamente en la exposición al sol. Una planificación cuidadosa puede orientar las estructuras de manera que se reduzca la ganancia de calor y se maximice la eficiencia energética, disminuyendo la necesidad de sistemas de climatización.


Implementación de pavimentos permeables en el Paseo De St Joan Boulevard, diseñado por Lola Doménech - Barcelona, España


El urbanismo sostenible ofrece soluciones prácticas y efectivas para combatir la Isla de Calor Urbano. Al abordar la planificación del uso del suelo, fomentar la vegetación urbana, diseñar edificios eficientes y adoptar infraestructuras inteligentes, las ciudades pueden transformarse en entornos más frescos y sostenibles.

La integración de estas prácticas no solo beneficia el medio ambiente, sino que también mejora la calidad de vida de los habitantes urbanos al crear entornos más saludables y agradables. En última instancia, el urbanismo sostenible se presenta como una herramienta esencial para construir ciudades resilientes frente al cambio climático y garantizar un futuro más sostenible.

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn
bottom of page